Vacúnate siguiendo las recomendaciones del Departamento de Salud

¡Vacunar es esencial!

Vacunarnos a tiempo es la mejor manera de mantenernos saludables y proteger a los nuestros. A través de los años, la vacunación ha demostrado ser la mejor herramienta de prevención de enfermedades infecciosas que en el pasado. Por más de 200 años, las vacunas han formado parte de los esfuerzos contra las enfermedades infecciosas. La prevención de estas enfermedades es importante para  la salud pública; siempre es mejor prevenir una enfermedad que padecerla. Así las vacunas ayudan a salvar vidas. La historia ha demostrado que estas son responsables del control de muchas enfermedades infecciosas como la poliomielitis, el sarampión, la difteria, la tosferina y  el sarampión alemán, influenza entre muchas otras. Es importante recordar que cada año se reciba la vacunación contra la influenza.

 

Itinerario de vacunación

El Departamento de Salud  de Puerto Rico promueve y recomienda un Itinerario de Vacunación para niños y adolescentes de 0 a 18 años. Bajo la Ley número 25, se requiere la administración de estas para centros o instituciones escolares. Además, establece recomendaciones de vacunación para la población adulta. 

Estos Itinerarios de Vacunación se revisan cada año siguiendo las  recomendaciones  provistas por el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades. 

 

Enfermedades comunes que previene la vacunación

Las vacunas recomendadas por el  Programa de Vacunación para los niños y adolescentes de Puerto Rico los protegerán contra  enfermedades tales como: el sarampión común, sarampión alemán, paperas, polio, difteria, tétanos, tosferina, enfermedad invasiva causada por el neumococo o por  Haemophilus influenzae tipo  b, meningitis causada por la bacteria  meningococo, rotavirus, varicela, hepatitis A, hepatitis B, Influenza y los virus del papiloma humano.  Es importante que los adultos reciban las vacunas de influenza y pulmonía.

 

Cinco razones importantes para vacunar a sus hijos

 

1. Las vacunas pueden salvar la vida a sus hijos.  

Actualmente, debido a los avances en la medicina, sus hijos pueden ser protegidos contra más enfermedades.  Algunas enfermedades que anteriormente causaban daño o hasta la muerte a miles de niños ya han sido completamente eliminadas y otras se encuentran en vías de ser erradicadas principalmente debido al uso de vacunas que son seguras y efectivas.  La erradicación de la polio en los Estados Unidos es un ejemplo del gran impacto que pueden tener las vacunas.  Hace algún tiempo, el polio era la enfermedad más temida en los Estados Unidos al causar muerte y la parálisis a muchos niños en todo el país.  Ahora, gracias a las vacunas, no existe ningún reporte de casos de polio en los Estados Unidos.

 

2. La vacunación es segura y efectiva. 

Todas las vacunas requieren rigurosos y exhaustivos estudios clínicos para ser aprobadas para el uso en niños y adultos.   La administración de las vacunas puede producir cierta incomodidad y causar un poco de malestar, enrojecimiento o hinchazón en el lugar donde se aplicó la inyección.  Sin embargo, esto es algo mínimo en comparación con el dolor, el malestar y el trauma de contraer  las enfermedades que previenen estas vacunas.  Múltiples estudios científicos  realizados no han encontrado ninguna relación entre las vacunas y el autismo.  Grupos de expertos, incluyendo a la Academia de Pediatría de los Estados Unidos, el Instituto de Medicina (IOM, por sus siglas en inglés), el Instituto Nacional de Salud (NIH, por sus siglas en inglés),  los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y otras agencias federales concuerdan también en que las vacunas no está relacionadas con el número de niños que actualmente están diagnosticados con autismo.

 

3. Las vacunas protegen a todos. 

Todavía existen enfermedades que se pueden prevenir con las vacunas.  Las personas vacunadas no solamente se protegen a ellas mismas, sino a aquellos otros que por algunas razones no puedan recibirlas hasta que cumplan la edad recomendada. A fin de ayudar a mantener sanas a todas estas personas, es importante que usted y sus niños, que sí pueden ser vacunados contra estas enfermedades, reciban todas las vacunas.  Esto no sólo protege a su familia sino que ayuda a prevenir el contagio de estas enfermedades a sus amigos y seres queridos.

 

4. Las vacunas pueden ahorrarle tiempo y dinero a su familia.   

Un niño vacunado evita que contraiga una enfermedad que le impida ir a la escuela o a la guardería infantil por varios días.  Una enfermedad prolongada puede traerle serias consecuencias financieras debido a la pérdida de días de trabajo, los gastos médicos o los cuidados por incapacidad a corto y largo plazo.  En comparación, vacunarse contra estas enfermedades es una buena inversión y usualmente, el seguro médico cubre los costos.  El Programa Vacunas para Niños (VFC, por sus siglas en inglés) es un programa financiado por el gobierno federal que ofrece vacunas gratis para los niños que, de otra forma, no podrían ser vacunados debido a su imposibilidad de pagar.   Para obtener más información acerca del Programa VFC, visite el sitio Web : o pregúntele al proveedor de servicios de salud de su hijo.

 

5. Las vacunas protegen a las generaciones futuras. 

Las vacunas han reducido y, en algunos casos, eliminado muchas enfermedades que causaban muerte o incapacidad.  Por ejemplo, la vacuna contra la viruela a erradicado dicha enfermedad en todo el mundo.  Actualmente, a sus hijos no se les tiene que poner esta vacuna porque la enfermedad ya no existe.  Si continuamos vacunando lograremos que un mayor número de enfermedades sean eliminadas o erradicadas.

 

Para obtener más información acerca de la importancia de la inmunización infantil, visite el sitio Web: www.vacunatepr.com

© 2020 Departamento de Salud - Contagia Hábitos Saludables

  • Black Facebook Icon
Untitled design-39.png